lunes, 30 de agosto de 2010

2010: THE AMERICAN SPECTATOR. EL FIN DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

http://spectator.org/archives/2010/02/17/the-disappearing-science-of-gl

LA DESAPARICIÓN DE LA CIENCIA DEL "CAMBIO CLIMÁTICO".
Peter Ferrara
17 de Febrero de 2010


Figuras sustanciales del establishment forman el cuerpo de la ciencia que apoya el concepto de la "causa humana" del calentamiento global. En base a recientes acontecimientos, sin embargo, es necesario comprobar el pulso de este cuerpo: está muerto, y consumiéndose rápidamente ante nuestros ojos.

Durante los últimos 3 meses, un circo de escándalos ha jugado alrededor del Panel Intergubernamental de la ONU (IPCC) y sus Informes de Evaluación periódicos sobre el calentamiento global.

El último informe publicado en 2007 proclamó un acuerdo general con una probabilidad del 90 % de que las actividades humanas, sobre todo la quema de combustibles fósiles, causaban el calentamiento global que conduciría a resultados catastróficos si no se adoptaban medidas drásticas para invertirlo.

El resultado científico duradero, de ese circo de escándalos, es que el registro histórico global y superfical de temperaturas, sobre el cual tan a fondo se había basado el calentamiento global ha sido manipulado, desacreditado y destrozado más allá de la recuperación.

MENTIRAS, MALDITAS MENTIRAS Y ESTADÍSTICAS.

Existen tres datos oficiales globales de temperaturas de superficie. Estos incluyen datos británicos (Hadley-CRU), apoyado por la Unidad de Investigación del Clima (CRU), en la
University of East Anglia, y Hadley Center para el Cambio Climático de la Oficina Meterorológica Británica. El otro es mantenido por el Centro de Datos Nacional Climático, en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), en EEUU. El tercero es apoyado por el Instituto de Goddard de la NASA de Estudios Espaciales (la NASA-GISS).


Hadley-CRU admitió, en octubre pasado, y en respuesta a los solicitudes de libertad de información, que, en realidad, ellos habrían soltado los datos crudos sobre los cuales habían construido su registro histórico de temperaturas.

En las revelaciones originales de escándalo Climategate están incluidos los correos electrónicos del director del CRU, Phil Jones, dirigidos a co-conspiradores, en los que aseguraba que antes borraría los archivos de datos que revelarlos públicamente ante las exigencias legales sobre Libertad de la Información. Pero, si la ciencia del calentamiento global era tan sólida y estaba respaldada por evidencias, ¿porqué no quiere Jones divulgar públicamente tales evidencias para permitir una revisión paralela conforme al método científica y demostrar el caso?.

Una revelación posterior, del Instituto Ruso de Análisis Económico (AIE) explica por qué. La AIE informó que Hadley-CRU no había podido registrar los informes de las estaciones meteorológicas en las regiones frías de Rusia, dejando la falsa impresión de que sobre esos lugares ya no se informa. La AIE considera que los datos completos de Rusia no son compatibles con la noción del hombre causada por el calentamiento global. Otras revelaciones divulgan el mismo tipo de travesuras a lo largo de toda la base de datos del Hadley-CRU.

En cualquier caso, sin los datos en bruto disponibles, para su revisión y comprobación por otros científicos para comprobar y repetir los cálculos subyacentes y examinar la consistencia de los datos públicos relatados, el aumento de temperaturas registradas por la Hadley-CRU, NO es ciencia.

Esto no proporciona una base para las regulaciones gubernamentales que imponen billones en costes adicionales y exluyen millones y millones más de la producción económica futura, ni ninguna base para los billones de dólares exigidos en transferencias de riqueza de los países desarrollados a los países subdesarrollados. Puede usted dejarlo archivado en el anaquel de su biblioteca entre los "Cuentos de hadas", de Grimm y "Alicia en el País de las Maravillas".
Más recientemente, han surgido escandalosas revelaciones sobre los mismos problemas en relación a los datos estadounidenses guardados por NOAA y la NASA-GISS. En la década de 1970, cuando la ciencia trataba de informar con honestidad sobre este asunto, la NOAA recogió los datos de temperatura en 600 estaciones meteorológicas de Canadá. Pero, durante los últimos años, este número ha disminuido hasta los 35 de hoy para toda Canadá, incluyento solamente una por encima del Círculo Polar Ártico. Los mismos problemas se han encontrado en el registro de la NASA-GISS sobre récords de temperatura de superficie.

Los investigadores estadounidenses Joseph D'Aleo y E. Michael Smith publicaron un estudio en la página web del Instituto de Ciencia y Políticas Públicas (SPPI) http://scienceandpublicpolicy.org/ . revelando estos resultados, basados en una revisión de los informes de NOAA y NASA-GISS, en relación a los de ellos mismos sobre la base de datos para sus registros superficiales de temperaturas. De acuerdo con una reseña en el National Post:

En el nuevo informe, D'Aleo y Smith informan que en los últimos dos decenios el porcentaje de estaciones canadienses incluidas en el registro de temperaturas de los dos organismos se triplicó, en las zonas más bajas, mientras que en elevaciones altas (por encima de los 300 piés), donde las temperaturas son más frías, se redujeron a la mitad.

D'Aleo y Smith dicen que la NOAA y la NASA-GISS, no sólo han reducido el número total de estaciones meteorológicas de Canadá para su base de datos, sino que los sitios que quedan por elegir se cuidan "en palmitas" e incluyen algunos lugares cercanos a aeropuertos, ciudades o el mar (que tienen un efecto de calentamiento en el clima de invierno). La historia continua, según el National Post:

Utilizando las propias cifras de la agencia, Smith muestra que, en 1991, casi una cuarta parte de los datos de temperatura de Canadá de la NOAA vinieron de estaciones en el alto Ártico. La misma región aporta sólo el 3% de los datos de Canadá en la actualidad. Los señores D'Aleo y Smith dicen que la NOAA y GISS también ignoran los datos de estaciones meteorológicas en numerosas partes del mundo, incluyendo Rusia, China y EEUU. El resultado es una temperatura global más cálida que en la realidad. "NOAA eliminó, de forma sistemática, el 75% de las estaciones del mundo, con una clara tendencia a la eliminación de aquellas de mayor altitud, latitud y también las zonas rurales; todas las cuales tienen tendencia a climas frioss", dicen los autores. "Los termómetros, en cierto sentido, marcharon hacia el trópico, el mar y las pistas de los aeropuertos".

 NASA-GISS está dirigido por el desequilibrado James Hansen, quien, como Patrick Michaels explicó recientemente en el National Review Online, se hizo famoso por llamar carbón (envíos) a "los trenes de la muerte" de su fábrica local de energía y abogar por procesar como "criminales de guerra" a los ejecutivos que cada día te obligan a poner gasolina en tu coche. Hansen también testificó en defensa de saboteadores juzgados por actos de vandalismo en la construcción de una planta de energía en Gran Bretaña, diciendo que su violencia se justificaba por la contribución al calentamiento global que las centrales eléctricas producían. Sin duda, puede considerarse como una fuente de datos objetivos.

La verdad sobre la temperatura

Peter Ferrara
17 de Febrero de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario