viernes, 3 de septiembre de 2010

1996: EEUU. EL CLIMA UN ARMA DE GUERRA. DPTO. DE DEFENSA

LA FUERZA MULTIPLICADORA DEL CLIMA.

DOMINARLO EN 2025.

http://csat.au.af.mil/2025/volume3/vol3ch15.pdf

Traducción del Trabajo de investigación entregado a Air Force "2025".

Col Tazmy y J. Casa
Teniente Coronel James B. Near Jr.
LTC William B. Shields (EEUU)
Major Ronald J. Celentano
Major David M. Husband
Major Ann E. Mercer
Major James E. Pugh

Agosto de 1996

Renuncia de responsabilidad

2025 es un estudio diseñado que cumple con una directriz del jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea para examinar los conceptos, capacidades y tecnologías que los Estados Unidos requerirán para para permanecern como fuerza dominante del cielo y del espacio en el futuro. Presentado el 17 de junio de 1996, este informe se llevó a cabo en la escuela del Departamento de Defensa en el entorno de la libertad académica y en el interés de avanzar en conceptos relacionados con la defensa nacional. Las opiniones expresadas en este informe son las de los autores, y no reflejan la política oficial o la posición de los Estados Unidos de la Fuerza Aérea, el Departamento de Defensa o del gobierno de los Estados Unidos.

Este informe contiene las simulacros de ficción de cara a futuras situaciones y escenarios. Cualquier parecido con personas reales o eventos, distintos de los específicamente citados, no son intencionales y son para fines de ilustración solamente. Esta publicación ha sido revisada por las autoridades de seguridad y revisión de políticas, es "sin clasificar", y se elimina para ser hecha pública.

CONTENIDO:

Capítulos.

1. Introducción.
2. Capacidad requerida. ¿Porqué querríamos desordenar el clima?. ¿Qué queremos decir con la "modificación meteorológica"?. 
3. Descripción del sistema. La red global meteorológica. Aplicación de la modificación meteorológica a operaciones militares. 
4. Concepto de operaciones. Precipitaciones. Niebla. Tormentas. Explotación del "espacio próximo" para el control espacial. Oportunidades que ofrece el clima espacial para su modificación. Comunicaciones a través del control de la ionosfera. Clima artificial. Concepto de operaciones (resumen). 
5. Recomendaciones de investigación. ¿Cómo llegamos allí desde aquí?. Conclusiones.

APÉNDICE:

A. ¿Porqué es importante la ionosfera?.
B. Entender mejor y predecir los efectos ionosféricos
C. Siglas y definiciones.

Bibliografía.

AGRADECIMIENTOS:
Expresamos nuestro agradecimiento al Sr. Mike McKim de Air War College, que proporcionó un caudal de conocimientos técnicos e ideas innovadoras que contribuyeron significativamente a nuestro trabajo. También estamos especialmente agradecidos por el apoyo fiel de nuestras familias durante este proyecto de investigación. Su comprensión y paciencia durante el periodo de investigación fueron cruciales para el éxito del proyecto.

RESUMEN EJECUTIVO:

En 2025, las fuerzas aeroespaciales de EEUU pueden "dominar el clima" aprovechando las nuevas tecnologías y el enfoque de desarrollo de esas tecnologías para las aplicaciones de combate. Esta capacidad ofrece los instrumentos para dar forma a unos guerreros para la batalla de formas que no fueron posibles hasta ahora. Se ofrece la posibilidad de operacines de impacto en todo el espectro de los conflictos, y es pertinente a todos los futuros posibles. El propósito de este trabajo es delinear una estrategia para el uso de un sistema de modificación climática de futuro, y así alcanzar objetivos militares en lugar de proveer una hoja técnica de ruta detallada.

Un alto riesgo, esfuerzo y una recompensa alta, el tiempo de modificación de un dilema no ofrece la división del átomo. Mientras que algunos sectores de la sociedad siempre se mostrarán reacios a examinar las cuestiones controvertidas, como el tiempo de modificación, la tremenda capacidad militar que podría resultar de este campo hace caso omiso a nuestro propio riesgo. Mejorar las operaciones pacificas o interrumpir las del enemigo por medio de la escala de confección de patrones climáticos naturales para completar el dominio de las comunicaciones globales y el control del espacio; la modificación del clima ofrece el "guerrero" una amplia gama de posibles opciones para derrotar o coaccionar al adversario. Algunas potenciales capacidades de la modificación climática podrían proveer un ataque armado a un comandante en jefe (CINC), según figura en el cuadro 1.

Para una modificación meteorológica integrada, son necesarios avances tecnológicos en cinco áreas principales:  (1) técnicas avanzadas de modelado no lineal, (2) la capacidad de cómputo, (3) la recopilación de información y transmisión, (4) una matriz mundial de sensores, y (5) técnicas de tiempo de intervención. Algunos instrumentos de intervención ya existen hoy en día; otros pueden ser desarrollados y perfeccionados en el futuro. 


Cuadro 1

DEGRADACIÓN DE LAS FUERZAS ENEMIGAS:

Mejora de la precipitación
- Inundación líneas de comunicación
- Reducción de PGM/Efectividad de las misiones de reconocimiento
- Mantener el nivel de moral y confort

Mejora de las tormentas
- Desmentir las operaciones

Negar las precipitaciones
- Desmentir agua dulce
- Inducir sequías

Clima espacial
- Interrumpir comunicaciones y radar
- Desactivar y destruir recursos espaciales

Eliminación de nubes y nieblas
- Desmentir la ocultación
- Incrementar la vulnerabilidad hacia PGM /  misión de reconocimiento

Detectar actividad meteorológicas hostiles

AUMENTAR LAS FUERZAS AMISTOSAS:

Evitar las precipitaciones
- Mantenimiento y mejora de LOC
- Mantenimiento de la visibilidad
- Mantenimiento de la moral y el confort

Modificación de las tormentas
- Elegir el campo de batalla en el medio ambiente

Clima espacial

- Mejorar la fiabilidad de las comunicaciones
- Interceptar transmisiones enemigas
- Revitalizar los recursos espaciales

Generación de nieblas y nubes
- Aumentar la ocultación

Eliminación de nieblas y nubes
- Mantener las operaciones del aerodromo
- Mejorar la eficacia de PGM

Capacidad de defensa contra el enemigo
.
Las tecnologías actuales que madurarán en los próximos 30 años ofrecerá, a cualquiera que tenga los recursos necesarios, la capacidad de modificar los patrones climáticos y sus correspondientes efectos, al menos a escala local. Las actuales tendencias demográficas, económicas y ambientales mundiales crearán tensiones que proporcionarán el impulso necesario para muchos países y grupos con esta capacidad de modificación del clima que cambiarán posibilidad por capacidad.

En los Estados Unidos, la modificación del clima probablemente se convierta en una parte de la política de seguridad nacional, local e internacional. Nuestro gobierno va a aplicar esta política, en función de sus intereses, a varios niveles. Estos niveles podrían consistir en acciones unilaterales, participación en un marco de seguridad como la OTAN, la pertenencia a una organización internacional como la ONU, o participación en una coalición.
Suponiendo que en 2025 nuestra estrategia de seguridad nacional incluya la modificación del clima, su aplicación a la estrategia militar nacional, naturalmente, seguirá. Además de los importantes beneficios que la capacidad operativa pueda prestar, otra motivación para continuar con la modificación climática es disuadir y contrarrestar a los potenciales adversarios.

En este trabajo se muestra que la aplicación adecuada de las condiciones de modificaciones meteorológicas pueden proporcionar el control de batalla hasta un grado nunca antes imaginado. En el futuro, este tipo de operaciones aumentará la superioridad aérea y en el espacio y proporcionará nuevas opciones para la configuración de la batalla espacial y la conciencia de la batalla espacial (1). "La tecnología está ahí, esperando a que tiremos de ella todos juntos" (2). En el año 2025 podemos "Tener el clima".
Notas:

(1) La capacidad de modificar las condiciones meteorológicas descritas en este trabajo son compatibles con los entornos operativos y las misiones pertinentes de las fuerzas aeroespaciales en 2025, como se define en AF/LR, una gama de planificación de la oficina permanente de información a la CSAF [LR AF basado en PowerPoint de briefing / "El poder aéreo y espacial. Marco para el Desarrollo de la Estrategia (JDA-2lr.ppt)]". (2) General Gordon R. Sullivan, “Moving into the 21st Century: America’s Army and Modernization, Military Review (July 1993) quoted in Mary Ann Seagraves and Richard Szymber, “Weather a Force Multiplier,” Military Review, Noviembre/Diciembre 1995, 75.

CAPÍTULO 1. INTRODUCCIÓN.

Escenario: Imagine que en 2025 los EEUU están luchando contra un rico, pero ya están políticamente consolidados, poderosos carteles de la droga en América del Sur. El cártel ha comprado cientos de guerreros rusos y chinos que han frustrado nuestros intentos de atacar sus instalaciones de producción. Con su superioridad numérica local y sus líneas interiores, el cártel está poniendo en marcha más de 10 aviones por cada 1 de los nuestros. Además, el cártel está utilizando el sistema francés de probatoire d 'observation de la Terre (SPOT) de posicionamiento y seguimiento de sistemas de imágenes, que en 2025 son capaces de transmitir casi en tiempo real, imágenes multiespectrales con resolución de 1 metro. Los EEUU desean instar al enemigo en desigualdad de condiciones con el fin de aprovechar todo el potencial de nuestros aviones y municiones. Por tanto, nuestra fuerza meteorológica apoya el elemento

El análisis meteorológico revela que Sudamérica ecuatorial tiene tormentas eléctricasde por la tarde durante muchos días al cabo del año. Nuestra inteligencia ha confirmado que los pilotos de cártel están poco dispuestos a volar cerca de las tormentas. 

Por lo tanto, nuestra fuerza meteorológica apoya el elemento (WFSE), que es parte de la Comandancia en Jefe (CINC) del Centro de Operaciones del Aire (AOC), tiene la tarea de pronosticar los caminos en las tormentas y desencadenar o intensificar las células de la tormenta sobre áreas y objetivos fundamentales que el enemigo defiende con su avion. Desde 2025 nuestro avión tiene capacidad en todo el clima, la amenaza de tormenta sobre nuestras fuerzas es mínima y podemos, con eficacia y decisión, controlar el cielo sobre el objetivo.

El WFSE cuenta con la capacidad del sensor y la comunicación necesaria para observar, detectar y actuar sobre la modificación de los requisitos del clima para apoyar a EEUU en sus objetivos militares. Estas son parte de las capacidades de un sistema de batalla en zona avanzada que apoya la guerra de la lucha contra CINC. En nuestro escenario, las tareas del CINC y del WFSE serían controlar la intensificación de la tormenta y operaciones de ocultación. El WFSE modela las condiciones atmosféricas, con un 90 % de probabilidades que garantizarían que la generación de la nube aerotransportada y sembrada sea un acierto.
En 2025, vehículos aeroespaciales no tripulados (UAV) son usados, rutinariamente, para operaciones de modificación meteorológica. Por las referencias cruzadas, se desea el momento del ataque con viento y previsiones de tormenta eléctrica pronosticadas por el satélite en órbita; el WFSE genera un perfil de misión para cada UAV. El WFSE guia cada uso de UAV con información, en tiempo real, de una serie de sensores conectados a una red.

Antes del ataque, que es coordinado por las condiciones meteorológicas pronosticadas, los UAVS comienzan la siembra y la generación de nubes. Los UAVS dispersan un cirro como escudo para evitar la vigilancia del enemigo visual y de infrarrojos (IR). Al mismo tiempo, calentadores de microondas crean un centelleo localizado que interrumpe la activación de los detectores del Radar de Apertura Sintética (SAR), sistemas como el de búsqueda y rescate disponible comercialmente en Canadá y el Rastreo Ayudado por Satélite (SARSAT), que estará disponible ampliamente en 2025. Otras operaciones de siembra de nubes harán que la tormenta se desarrolle e intensifique sobre el objetivo con severidad, limitando la capacidad del enemigo para defenderse. El WFSE supervisa por entero la operación en tiempo real y nota la finalización acertada de la otra misión de modificación meteorológica, muy importante, pero rutinaria.

Este escenario,que puede parecer descabellado, está dentro del campo de las posibilidades en 2025. El siguiente capítulo explora las razones de la modificación del clima, se define el alcance, y examina las tendencias en los próximos 30 años.

CAPÍTULO 2. CAPACIDAD REQUERIDA.

¿PORQUÉ QUERRÍAMOS DESORDENAR EL CLIMA?

Según el General Gordon Sullivan, el antiguo jefe de personal del jército, " Con el salto tecnológico en el siglo XXI, seremos capaces de ver a enemigo de día o de noche, con cualquier climatología, y, después, lo perseguiremos incansablemente" (1). Una capacidad global, exacta, en tiempo real, resistente y sistemática para modificar la meteorología, proporcionaría al CINC un arma multiplicadora de la fuerza muy poderosa para alcanzar objetivos militares.Ya que el clima será común a todo el mundo en el futuro, la capacidad de modificación meteorológica sería mundialmente aplicable y tendría utilidad a través todo el espectro del conflicto. La capacidad de influir en el clima, incluso a pequeña escala, podría cambiar de un degradador de fuerza a un multiplicador de fuerzas. 

La gente siempre ha querido ser capaz de influir sobre el tiempo. En EEUU, ya en 1839, los  archivos de los periódicos cuentan de gente con ideas serias y creativas sobre como hacer la lluvia (2). En 1957, el consejo asesor del presidente sobre el control meteorológico, explícitamente reconoció el potencial militar de la modificación climática. En su informe, advierte que esto podría hacerse un arma más importante que la bomba atómica (3). Sin embargo, la controversia surgida desde 1947, concerniente a las posibles consecuencias legales provenientes de la alteración deliberada de grandes sistemas tormentosos, hizo que tuviera poco futuro la experimentación para conducir tormentas con el potencial suficiente para alcanzar la tierra (4). En 1977, la Asamblea General de las Naciones Unidas, adoptó una resolución para prohibir el empleo hostil de las técnicas de modificación ambientales. El resultado de la "Convención sobre la Prohibición de Técnicas de Modificación Ambiental con Usos Militares u Hostiles" (ENMOD) comprometió a los firmantes a abstenerse de cualquier uso militar u hostil de la modificación de las condiciones meteorológicas que podría dar lugar a grandes daños o graves y duraderos efectos (5). Si bien estos dos hechos no han detenido la búsqueda en la investigación de la modificación del clima, sí se han inhibido de manera significativa su ritmo y el desarrollo de tecnologías asociadas, mientras que produjo un foco primario represivo contra la intensificación de estas acciones. La influencia del tiempo en las operaciones militares ha sido reconocida durante mucho tiempo. En la Segunda Guerra Mundial, Eisenhower dijo:
 "En Europa, el mal clima es el peor enemigo del aire [operaciones]. Algunos soldados dijeron una vez: 'El clima siempre es neutral'. Nada podría ser más falso. El mal tiempo es, obviamente el enemigo para el bando que quiera lanzar proyectos que requieren buen tiempo, el bando que posee un gran activo, como fuerzas del aire poderosas, que dependen del buen tiempo para realizar operaciones eficaces. Si realmente el mal tiempo durase siempre, ¡el nazi solo necesitaría defender la costa de Normandía!" (6).
El impacto del tiempo también ha sido importante en operaciones militares más recientes. Un número significativo de las salidas de aire en Tuzla, durante el despliegue inicial que apoya la operación de paz de Bosnia, fue abortada debido al mal tiempo. Durante la Operación Tormenta de Desierto, el General Buster C. Glosson pidió a su oficial meteorológico que le dijera que objetivos serían claros en las siguientes 48 horas para incluirlos en la orden de asignación del aire- ATO (7). Pero la capacidad de previsión actual es sólo del 85% de precisión para no más de 24 horas, lo que no satisface adecuadamente las necesidades de planificación del ciclo ATO. Más del 50 % de las salidas sobre objetivos de los F-117 fueron abortadas y, de las misiones de los A-10, solo volaron 75 de los 200 previstos como apoyo del aire (CAS), debido a la cubierta de nubes bajas durante los dos primeros días de la campaña (8). El uso de tecnología de modificación meteorológica para abrir un claro en los objetivos, garantiza el tiempo suficiente para que los F-117 puedan atacar y bombardear sobre el objetivo o bien limpiar la niebla de la pista de aterrizaje y despegue y Tuzla habría sido un multiplicador de fuerza muy eficaz. La modificación meteorológica, claramente, tiene el potencial militar en el nivel operativo de reducir los elementos de la niebla y fricción para las operaciones de amistad y, de manera significativa, aumentarlos considerablemente para el enemigo.

¿QUÉ QUEREMOS DECIR CON "MODIFICACIÓN METEOROLÓGICA?".

Hoy, la modificación meteorológica supone la alteración de los fenómenos meteorológicos sobre un área limitada para un período de tiempo limitado (9). En las próximas tres décadas, el concepto de modificación meteorológica podría ampliarse e incluir la capacidad de formar un modelo meteorológico influyendo en la determinación de sus factores (10). Lograr una gran precisión, y una razonablemente precisión, en la capacidad de modificación climatológica en los siguientes 30 años, requerirá la superación de algunos desafiantes obstáculos, tecnológicos y legales.

Tecnológicamente, debemos tener una comprensión sólida de las variables que afectan el tiempo. Debemos ser capaces de modelar la dinámica de sus relaciones, trazar un mapa de los posibles resultados posibles de sus interacciones, mediciones en tiempo real y la influencia de sus valores para alcanzar el resultado deseado. La sociedad tendrá que proporcionar los recursos y las bases jurídicas necesarias para que pueda desarrollarse con madurez. ¿Cómo podría suceder todo esto?. El postulado siguiente del escenario es sobre cómo la modificación climática podría llegar a ser técnicamente viable y socialmente deseable para el año 2025.

Entre hoy y 2005, los avances tecnológicos en materia de meteorología y la demanda de información más exacta por empresas globales, conducirán a la identificación exitosa y a la parametrización de las principales variables que afectan el tiempo. Hacia 2015, los avances en la capacidad de cálculo, y en las técnicas de modelización y seguimiento de la información atmosférica, producirá una capacidad de predicción meteorológica fiable y muy precisa y validadas contra el clima en tiempo real. En la década siguiente, la densidad de población ejercerá presión sobre la viabilidad y el costo de los alimentos y el agua utilizable. Estas presiones incitarán a los gobiernos y a otras organizaciones que sean capaces de aprovechar los avances tecnológicos de los últimos 20 años, a ejercer una gran precisión y, razonablemente precisa, capacidad de modificación del clima. La urgencia, cada vez mayor, de obtener beneficios de esta capacidad, estimula leyes y tratados, y algunas acciones unilaterales, por lo que los riesgos para validarlas y perfeccionarlas son necesarios y aceptables. Hacia 2025, el mundo, o partes de él, será capaz de formar el modelo local meteorológico influyendo en los factores que afectan el clima, la precipitación, los efectos de las tormentas, la niebla y el espacio cercano. Estas altamente exactactas y razonablemente precisas aplicaciones civiles de la tecnología de modificación climática obvian las implicaciones militares. Esto es particularmente cierto para las fuerzas aeroespaciales, pues si bien el clima puede afectar a todos los medios de funcionamiento, él opera en el nuestro. El término modificación meteorológica de término puede tener connotaciones negativas para muchas personas, igualmente para civiles y militares. Por eso es importante definir el alcance que debe considerarse en este papel, de modo que los críticos potenciales o partidarios de las nuevas investigaciones tengan una base común para el debate.

En el sentido más amplio, la modificación meteorológica puede ser dividida en dos categorías principales: supresión e  intensificación del modelo meteorológico. En casos extremos, esto podría implicar, completamente, la creación de un nuevo modelo de clima, atenuación o control de tormentas severas, o aún más, alteración del clima global a gran alcance y/o escala duradera. En los casos más suaves y menos polémicos, esto puede consistir en la inducción o la supresión de nubes, precipitación, nubes, o niebla sobre una región a pequeña escala. Otros usos de intensidad baja podrían incluir la alteración y/o el empleo del espacio cercano como medio para realzar comunicaciones, interrumpir detectores activos o pasivos y otros objetivos. Al llevar a cabo la investigación de este estudio, la interpretación más amplia posible de las condiciones meteorológicas de modificación fue adoptada inicialmente, de modo que la más amplia gama de oportunidades disponibles para nuestras fuerzas armadas en 2025 fueran cuidadosamente consideradas. Sin embargo, por varios motivos descritos más abajo, este documento se enfoca, principalmente, en las formas localizadas y a corto plazo de modificación meteorológica y como éstas podrían ser incorporadas a la capacidad guerrera. Las principales áreas discutidas incluyen la generación y la disipación de las precipitaciones, las nubes y la niebla, la modificación de los sistemas de tormentas localizadas, y la utilización de la ionosfera y del espacio cercano para el control del espacio y el dominio de las comunicaciones. Estos usos son compatibles con el informe CJCSI 3810.01, "Operaciones Meteorológicas y Oceanográficas" (11).

Los ejemplos polémicos y extremos, sobre la modificación meteorológica, la creación de clima por encargo, la modificación del clima a gran escala, el control (o diricción) de tormentas severas, etc, eran investigados como parte de este estudio, pero sólo recibe una breve mención aquí, porque, a juicio de los autores, los obstáculos técnicos que previenen su uso aparecen insuperables en los próximos 30 años (12). Si este no fuera el caso, tales solicitudes se han incluido en este informe como posibles opciones militares, a pesar de su naturaleza maligna y potencialmente polémica y su incompatibilidad con los acuerdos de la ONU, de los que EEUU es signataria.

Por otra parte, la modificación de las aplicaciones del clima, propuestas en este informe, van desde técnicamente probadas hasta potencialmente viables. Son similares, sin embargo, en que ninguna de ellas trabajan actualmente o se prevé en el empleo de nuestras fuerzas operativas. Se parecen también en su valor potencial para el luchador de guerra del futuro, como esperamos tratar en los capítulos siguientes. Un sistema teórico integrado que incorpora los instrumentos de modificación meteorológica serán descritos en el siguiente capítulo; así como aquellos instrumentos que podrían ser aplicados dentro del marco del Concepto de Operaciones en el capítulo 4.
Notas:
(1) Gen Gordon R. Sullivan, “Moving into the 21st Century: America’s Army and Modernization”. Military Review (July 1993) citado en Mary Ann Seagraves and Richard Szymber, “Weather a Force Multiplier” Military Review, November/December 1995, 75. (2) Horace R. Byers, “History of Weather-modification” in Wilmot N. Hess, ed. Weather and Climate Modification, (New York: John Wiley & Sons, 1974), 4. (3) William B. Meyer, “The Life and Times of US Weather: What Can We Do About It?” American Heritage 37, no. 4 (June/July 1986), 48. (4) Byers, 13. (5) US Department of State, The Department of State Bulletin. 74, no. 1981 (13 June 1977): 10. (6) Dwight D Eisenhower. “Crusade in Europe” citado en John F. Fuller, Thor’s Legions (Boston: American Meterology Society, 1990), 67. (7) Interview of Lt Col Gerald F. Riley, Staff Weather Officer to CENTCOM OIC of CENTAF Weather Support Force and Commander of 3rd Weather Squadron, in “Desert Shield/Desert Storm Interview Series” by Dr William E. Narwyn, AWS Historian, 29 May 1991. (8) Thomas A. Keaney and Eliot A. Cohen. Gulf War Air Power Survey Summary Report (Washington D.C.: Government Printing Office, 1993), 172. (9) Herbert S. Appleman, An Introduction to Weather-modification (Scott AFB, Ill.: Air Weather Service/MAC, September 1969), 1. (10) William Bown, “Mathematicians Learn How to Tame Chaos” New Scientist, 30 May 1992, 16. (11) CJCSI 3810.01, Meteorological and Oceanographic Operations, 10 January 95. La instrucción CJCS establece la política y asigna responsabilidades de la conducción de operaciones meteorológicas y oceanográficas. También define los términos extendidos, duraderos, y severos, para identificar aquellas actividades de las fuerzas estadounidenses que son prohibidas según los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre Modificación Ambiental. Extendido es definido como el conjunto de un área a escala de varios cientos de kilómetros; duradero para un periodo de meses, o aproximadamente una estación; y severo implica serio o significativa interrupción o daña para la vida humana, recursos naturales y económicos, u otros activos. (12) La preocupación sobre las consecuencias no planeadas del intento "de controlar" el clima está justificada. El tiempo es un ejemplo clásico de un sistema caótico (por ejemplo, un sistema que nunca se repite con exactitud). Un sistema caótico es también extremadamente sensible: las minúsculas diferencias en las condiciones afectan en gran medida a los resultados. Según publicó el Dr. Glenn James, un experto en caos, los avances técnicos pueden proporcionar un medio para predecir cuándo se producirá la transición del tiempo y la magnitud de los insumos necesarios hacen que esas transiciones, sin embargo, nunca sean capaces de predecir los cambios que se producen con exactitud, como resultado de nuestros insumos. La naturaleza caótica del clima también limita nuestra capacidad de hacer previsiones exactas de largo alcance. El físico renombrado Eduard Teller recientemente presentó cálculos que había realizado para determinar el pronóstico meteorológico de largo alcance y la mejora del resultado de una constelación de satélites que proporcionan mediciones atmosféricas continuas sobre una una rejilla por kilómetro cuadrado en todo el mundo. Este sistema, que actualmente tiene un costo prohibitivo, sólo mejoraría las previsiones a largo alcance de los actuales cinco días hasta aproximadamente 14 días. Está claro que hay límites físicos definidos a la capacidad de la humanidad para controlar la naturaleza, pero la extensión de los límites físicos sigue siendo una cuestión abierta. Fuentes: G. E. James, “Chaos Theory: The Essentials for Military Applications” in ACSC Theater Air Campaign Studies Coursebook, AY96, 8 (Maxwell AFB, Ala: Air University Press, 1995), 1-64. Los cálculos de Teller son citados en la Referencia 49 de esta fuente.
CAPÍTULO 3. DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA.  

Nuestra visión es que hacia 2025 los militares podrían influir en el tiempo sobre unA mesoscale (<200 km2) o microescala (el área inmediata local) para alcanzar capacidades operacionales como las catalogadas en el Cuadro 1. La capacidad sería el resultado sinergístico de un sistema que consiste en (1) la fuerza entrenada de especialistas meteorológicos (WFS) quienes son miembros del Elemento de Apoyo Mediante la Fuerza Climática (WFSE) del CNIC; (2) puertos de acceso a la Red Global Meteorológica (GWN), donde se obtienen observaciones mundiales meteorológicas y previsiones en tiempo real de fuentes civiles y militares; (3) un sentir de tiempo de área denso, sumamente un sistema exacto local de comunicaciones; (4) un ordenador avanzado de modelado de modificación meteorológica de área local y capacidad de predicción dentro del área de responsabilidad (AOR); (5) demostraciones de pruebas tecnológicas sobre intervenciones de modificación meteorológica; (y 6) capacidad de regeneración.

LA RED METEOROLÓGICA GLOBAL.

El GWN está previsto que sea una extensión evolutiva de las actuales redes de datos meteorológicos militares y civiles en todo el mundo. Para el año 2025, serán una super alta velocidad, la ampliación de ancho de banda, redes de comunicación de observaciones meteorológicas en de tiempo real, tomadas a través de una observación más precisa en todo el mundo y más densa, resultantes del aumento del tiempo-cerca de observaciones tomadas de una observación más precisa de todo el mundo y más densa red resultante del aumento de suelo, aéreo, marítimo, y los sensores espaciales. La red también proporcionará el acceso a los centros de pronósticos de todo el mundo donde, una sofisticada previsión y datos generados de modelos de predicción meteorológicos (global, regional, local, especializados, etc) basado en el empleo de las últimas técnicas matemáticas no lineales disponibles para clientes GWN y su empleo en tiempo real.

En 2025, preveemos que los modelos de predicción del tiempo, en general, y la modificación del clima, los modelos de mesoescala, en particular, serán capaces de emular todas las variables de las condiciones meteorológicas, junto con su dinámica relacionadas entre sí, y demostrarán una gran precisión en los ensayos de mediciones rigurosas con datos empíricos. Los cerebros de estos modelos serán de software avanzado y capacidades de hardware que rápidamente se pueden soportar miles de millones de puntos de datos ambientales, añádidas a bases de datos utilizables, procesar los datos a través de la predicción de los modelos climáticos, y difundir la información del clima en los GWN en, prácticamente, tiempo real (1).
Esta red está esquemáticamente respresentada en la figura 3-1.

 Fuente: Microsoft Clipart Gallery 1995. Por cortesía de Microsoft.  
Fig. 3-1: Red Meteorológica Global (Global Weather Network - GWN)

La evidencia de modelización del clima en el futuro, y su capacidad de predicción, así como la GWN se puede comprobar en el "Plan Estratégico 1995-2005" de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica - NOAA. Incluye elementos del programa de "avanzar a corto plazo las previsiones de los servicios, implementación estacional de previsiones del clima y predicciones para el cambio de siglo" (2) No lo hace, sin embargo, incluir planes para modificación climática o desarrollo tecnológico. Los proyectos del NOAA incluyen programas de reunión de datos tan extensos como la Generación Siguiente de Radares (NEXRAD) y sistemas Doppler de vigilancia desplegados en todas partes de EEUU.Los datos de estos sistemas de sensores se alimentan en más de 100 centros de pronósticos para ser procesados por el Sistema de Tratamiento Avanzado Meteorológico Interactivo (AWIPS), que proporcionará la comunicación de datos, el tratamiento, y mostrará las extensas capacidades del pronóstico del tiempo. Además, NOAA ha alquilado una supercomputadora Cray C90 capaz de realizar más de 1.5x1010 de operaciones por segundo que ya ha sido utilizada para ejecutarse en el Sistema de Predicción de Huracanes (3).

APLICACIÓN DE LA MODIFICACIÓN CLIMATOLÓGICA A OPERACIONES MILITARES.

¿Cómo los militares, en general, y la USAF, en particular, gestionarán y contratarán la capacidad modificación climática?. Nuestra idea es que se llevará a cabo por el grupo Elemento de Apoyo Mediante la Fuerza del Clima (WFSE), cuya misión principal sería apoyar la lucha CINC con las opciones de modificación climática, además del apoyo de las previsiones actuales.Aunque el WFSE podría funcionar en cualquier lugar, siempre y cuando tenga acceso a la GWN y los componentes del sistema, ya se discutió que, es más que probable que sea un componente dentro de la AOC (o su equivalente en 2025). Con la intención del CINC como orientación, la WFSE formula opciones que utilizan información proporcionada por el GWN, la red de datos local meteorológica y el modelo de pronóstico de la modificación climática. Las opciones incluyen variedad de efectos, la probabilidad de éxito, los recursos para ser invertidos, la vulnerabilidad del enemigo y los riesgos implicados. El CINC elige un efecto a partir de estas entradas, y el WFSE, a continuación, implementa el curso elegido, la selección de las herramientas de modificación de derecho y las emplea para lograr el efecto deseado. Los sensores detectan el cambio y la alimentación de datos sobre la nueva meteorología en el sistema de modelado que actualiza sus previsiones en consecuencia. El WFSE controla la eficacia de sus esfuerzos para derribar las actuales condiciones actualizado el nuevo pronóstico de la GWN, los datos meteorológicos de la red local y los planes de misiones de seguimiento, según sea necesario. Este concepto se ilustra en la figura 3-2.
 
Fuente: Microsoft Clipart Gallery 1995. Por cortesía de  Microsoft.
Fig. 3-2: El Sistema Militar para Operaciones de Modificación meteorológica

El personal del WFSE tendrán que ser expertos en sistemas de información y bien instruidos en las artes de la guerra de información ofensiva y defensiva. También deberían tener una amplia compresión del GWN y una buena apreciación sobre como puede ser empleada la modificación meteorológica para satisfaces las necesidades de un CINC. Debido a la naturaleza nodal de la red GWN, estos conceptos podrían ser muy flexibles. Por ejemplo, a cada WFSE podría serle asignado un teatro proporcionar apoyo directo a la CINC. El sistema también sería de supervivencia, con varios nodos conectados a la GWN.

Un producto de la edad de la información, este sistema sería el más vulnerable a la guerra de la información. Cada WFSE necesitaría las capacidades defensivas y ofensivas más comunes de la información disponible. Las capacidades defensivas serían necesarias para la supervivencia. Las habilidades  ofensivas podrían proporcionar opciones de creación de suplantación del clima en los sensores enemigos y sistemas de información, haciendo más probable que tomen decisiones escogidas por nosotros, más que por ellos. Esto también tendría en cuenta la capacidad de disfrazar o enmascarar nuestras actividades de modificación meteorológica. 

Dos tecnologías son claves para una fusión necesaria y un enfoque integrado, comprensible, sensible, exacto y eficaz del sistema de modificación meteorológica. Los avances en la ciencia del caos son fundamentales para esta empresa. También es clave, para la viabilidad de tal sistema, la capacidad de modelar dicho sistema, extremadamente complejo no lineal del clima global, de forma que pueda predecir con exactitud el resultado de los cambios en las variables de influencia. Los investigadores ya han controlado, con éxito, una sola variable de sistemas no lineales en el laboratorio y la hipótesis de que, las técnicas matemáticas actuales y la capacidad de computación, podrían manejar los sistemas con un máximo de cinco variables. Los avances en estas dos áreas harían factible afectar a los patrones climáticos regionales, haciendo suaves codazos continuos a uno o más factores influyentes. Es concebible que, con suficiente tiempo de entrega y las condiciones adecuadas, usted pueda obtener un clima "hecho a medida" (4).

El desarrollo de la capacidad de intervención real para la modificación, requerirá de diversas herramientas para ajustar los parámetros meteorológicos adecuados de forma previsible. Esta es la zona que debe ser desarrollada por los militares sobre la base de las capacidades específicos necesarias, tales como los enumerados en el cuadro 1. El cuadro 1 se encuentra en el Resumen Ejecutivo. Este sistema contiene variedad de sensores selectivos localizando los datos de superficie neta de batalla para proporcionar los efectos de la intervención y proporcionar la regeneración. Esta red incluiría la tierra, el aire, sensores marítimos, y espaciales así como observaciones humanas para asegurar la fiabilidad y sensibilidad del sistema, aún en caso de contramedidas enemigas. También incluyen herramientas específicas de intervención y las tecnologías, algunas de las cuales ya existen, y otras que se deben desarrollar. Algunos de estos instrumentos propuestos son descritos en el capítulo siguiente, el Concepto de Operaciones. El proceso de modificación meteorológica total sería un bucle en tiempo real, continuo, apropiado, intervenciones moderadas y regeneración; capaz de producir el comportamiento meteorológico deseado.
Notas:
(1) SPACECAST 2020, Space Weather Support for Communications, white paper G (Maxwell AFB,
Ala.: Air War College/2020, 1994). (2) Rear Adm Sigmund Petersen, “NOAA Moves Toward The 21st Century” The Military Engineer 20, nº. 571 (June-July 1995): 44. (3) Ibid. (4) William Brown, “Mathematicians Learn How to Tame Chaos” New Scientist (30 May 1992): 16.
CAPÍTULO 4. CONCEPTO DE OPERACIONES.

El ingrediente esencial del sistema de modificación climatológica, es el conjunto de técnicas de intervención utilizadas para modificar el clima. El número de metodologías de intervención específicas sólo está limitado por la imaginación, pero con pocas excepciones, que implican una infusión, ya sea de energía o de productos químicos, en el proceso de meteorología de la mejor manera, en el lugar y el tiempo correcto. La intervención puede ser diseñada para modificar el clima de varias formas, así como influir en las nubes y la precipitación, la intensidad de las tormentas, el clima, el espacio o la niebla.

PRECIPITACIONES.

Durante siglos, el hombre ha deseado la capacidad de influir en la precipitación en el momento y el lugar de elegido por él. Hasta hace poco, el éxito en el logro de este objetivo ha sido mínimo, sin embargo, una nueva ventana de oportunidades pueden aparecer como consecuencia del desarrollo de nuevas tecnologías y un creciente interés mundial en el alivio de la escasez de agua mediante el mejoramiento de las precipitaciones. Por lo tanto, abogamos por que el Departamento de Defensa explore las abundantes oportunidades (y también las ramificaciones) como consecuencia del desarrollo de la capacidad de influir en la precipitación o la realización de la modificación selectiva de la precipitación. Aunque, la capacidad de influir en las precipitaciones a largo plazo (es decir, durante varios días) todavía no se entiende completamente. Hacia 2025 nosotros, seguramente, seremos capaces de aumentar o disminuir las precipitaciones a corto plazo en un área localizada.

Antes de discutir la investigación en este ámbito, es importante describir los beneficios de dicha capacidad. Si bien muchas de las operaciones militares pueden estar influidas por la precipitación, la movilidad de tierra es la más afectada. La influencia en la precipitación podría demostrar útil de dos maneras. En primer lugar, las precipitaciones podrían disminuir la transitabilidad del enemigo por haber sido enturbiado el terreno, al mismo tiempo que también afecta a su moral. En segundo lugar, la supresión de la precipitación podría aumentar la transitabilidad amistosa y secar una zona, enturbiada de otra manera. ¿Cuál es la posibilidad de desarrollar esta capacidad y su posible aplicación a las operaciones tácticas para el año 2025?. Más pronto de lo que uno pudiera pensar. Las investigaciones que se han llevado a cabo sobre modificación de las precipitaciones durante muchos años, y un aspecto de la tecnología resultante, se aplicó a las operaciones durante la guerra de Vietnam (1). Estos fueron los primeros intentos de proporcionar una base al desarrollo de una verdadera capacidad de modificación de las precipitaciones selectiva

Curiosamente, el gobierno de EEUU tomó una decisión consciente de dejar de construir sobre esta fundamentación. Como he mencionado antes, los acuerdos internacionales han impedido a los EUEU investigar las operaciones de modificación meteorológica que podrían tener efectos extensos, duraderos o severos.Sin embargo, las posibilidades realmente existen (dentro de los tratados de fronteras establecidos) para usar la modificación de la precipitación localizada, a corto plazo, con resultados limitados y potencialmente positivos. Estas posibilidades se remontan a nuestra propia experimentación anterior con la modificación de precipitación. Como lo declarado en un artículo que aparece en el Diario de Meteorología Aplicada:
"Durante los últimos 25 años, todos los esfuerzos de modificación climatológica se han dirigido a producir cambios a escala en la nube a través de la explotación de la diferencia de presión de vapor saturado entre el hielo y el agua. Esto no es criticable, pero es hora de que también se considere la viabilidad de modificar el clima en escalas de espacio-tiempo y con otros hipótesis físicas" (2)
Este estudio, de William M. Gray, et al.,Investigó la hipótesis de que "importantes influencias benéficas se pueden obtener mediante la explotación racional del potencial de absorción solar de polvo negro de carbono" (3). El estudio constató, finalmente, que esta tecnología podría utilizarse para mejorar las precipitaciones en la mesoescala, generar nubes, cirrus, mejorar cumulonimbus (tormentas) de nubes en zonas secas, de lo contrario.

La tecnología puede ser descrita como sigue. Al igual que un techo de alquitrán negro absorbe fácilmente la energía solar y, posteriormente, irradia el calor durante un día soleado, el carbón negro también absorbe la energía solar fácilmente. Cuando se han disperso, mircroscópicamente o en "polvo", se forman en el aire sobre una gran masa de agua, el carbono se convierte en calor y calienta el aire circundante; lo que aumenta la cantidad de evaporación de la masa de agua de debajo. A medida que el aire circundante se calienta, las parcelas de aire se levantará y el vapor de agua contenida en la parcela de aire ascendente eventualmente se condensan para formar nubes. Con el tiempo, la nube de gotitas aumentan de tamaño a medida que más y más vapor de agua se condensa y, eventualmente, llegan a ser demasiado grandes y pesadas para quedar suspendidas y caerán como lluvia o en otras formas de precipitation (4). El estudio señala que esta tecnología de mejora de la precipitación resulta mejor contra el viento que sopla desde el mar que con el flujo de tierra. El efecto de nieve de lago, al borde sur de los Grandes Lagos, son un fenómeno que ocurre naturalmente basado en la dinámica similar.

¿Puede este tipo de tecnología mejorar las precipitaciones para tener aplicaciones militares? Sí, si existen las condiciones adecuadas. Por ejemplo, si tenemos la suerte de tener disponible un cuerpo relativamente grande de agua contra el viento del campo de batalla específico, polvo de carbón podría ser colocado en la atmósfera en que el agua. El polvo de carbón podría ser colocado en la atmósfera sobre aquél agua. Suponiendo que esa dinámica se apoye en la atmósfera, el creciente aire saturado, tarde o temprano formará nubes y el chaparrón de sotavento caerá sobre la tierra (5). Si bien la probabilidad de tener un cuerpo de agua ubicado a barlovento del campo de batalla es impredecible, la tecnología podría resultar de enorme utilidad en las condiciones adecuadas. Sólo la experimentación determinará la mejora del control del grado de precipitaciones. Si las técnicas de realce de precipitaciones son satisfactoriamente desarrolladas y las condiciones naturales existentes son las deseadas debemos ser capaces de dispersar el polvo de carbón en la posición deseada. El transporte de todo ello debe ser perfectamente controlado, seguro, rentable y de manera fiable; por lo que requiere de innovación. Numerosas técnicas de dispersión ya han sido estudiadas, pero el más cómodo, seguro y rentable método discutido, es el uso de los motores a reacción de tipo cámara de postcombustión para generar partículas de carbono mientras vuela por el aire en el sitio específico. Este método se basa en la inyección de combustible de hidrocarburos líquidos en los gases de combustión de la cámara de postcombustión. Este método de generación directa resultó ser más deseable que otro método plausible (p. ej., el transporte de grandes cantidades de polvo carbónico, antes producido y correctamente clasificado al tamaño y la altitud deseada). 
El estudio demostró que el polvo de carbón es posible que mejore la precipitación a escala y ha sido satisfactoriamente verificado en ciertas condiciones atmosféricas. Dado que el estudio se llevó a cabo para aplicaciones no militares, las aplicaciones de esta tecnología se han hecho realidad. Sin embargo, se puede plantear cómo esta tecnología podría usarse en el futuro mediante el examen de algunas de las plataformas de distribución y posiblemente disponible para la dispersión efectiva de polvo de carbón o de otros agentes modificación eficaz en el año 2025. El método que nosotros proponemos maximizaría aún más la tecnología en seguridad y fiabilidad, eliminando prácticamente el elemento humano. Hasta la fecha, se ha hecho un gran trabajo en vehículos aéreos no tripulados (UAVS) que pueden igualar, sino completamente, a las capacidades de los aviones pilotados. Entonces, si esta tecnología UAV fuera combinada con sigilo, con las tecnologías de polvo de carbón, el resultado podría ser un avión UAV invisible al radar mientras se dirigía al área de orientación, pudiendo, espontáneamente, crear polvo de carbónico en cualquier lugar. Sin embargo, minimizar el número de vehículos aéreos no tripulados para completar la misión dependerá del desarrollo de un nuevo y más eficiente sistema para producir polvo de carbón por una continuación de la tecnología de los motores a reacción de tipo cámara de postcombustión, como se ha mencionado anteriormente. Con el fin de utilizar eficazmente la tecnología con sigilo, este sistema también debe ser capaz de dispersar el polvo de carbón y reducir al mínimo (o eliminar) la fuente de calor infrarroja fuente de la UAV. Además de utilizar con cautela la tecnología del UAV y el poder de absorción del polvo de carbono, para la mejora de la precipitaciones, este método también se podría utilizar para la supresión de la precipitación. Aunque el estudio antes mencionado no exploró la posibilidad la siembra de nubes para la supresión de la precipitación, esta posibilidad existe. Si las nubes se sembrasen (utilizando químicos similares a los usados hoy, o tal vez un agente más eficaz descubierto a través de la investigación continua) antes de la llegada del viento de sotavento a la ubicación deseada, el resultado podría ser una supresión de la precipitación. En otras palabras, la precipitación podría ser "forzada" a caer antes de la llegada al país elegido, con lo que el territorio deseado podría mantenerse seco. Los beneficios estratégicos y operativos de hacerlo han sido previamente discutidos.
NIEBLA.

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm


mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm

1 comentario:

  1. ¡Qué bueno que lo tradujiste! ¡Muchas gracias!

    Saludos desde Rosario, Argentina.

    ResponderEliminar